‘La tormenta perfecta’

Articulo de opinión de Gregorio Viera Vega, concejal del PSOE de Telde, para El Mostrador de Ezequiel López

La tormenta perfecta es una película del año 2000 – adaptación del libro de Sebastián Junger y dirigida por Wolfgang Petersen. Una película basada en hechos reales: los sufridos por pescadores de pez espada sorprendidos por la conjunción de dos grandes borrascas, una de aire frío continental y otra de aire caliente en la isla de Sable. El choque o la fusión de ambas provocó grandes desgracias. Producida la película hace dieciocho años, la expresión se aplica a la suma de circunstancias negativas que son capaces de arruinar a un país o de crear situaciones de máxima tensión en cualquier territorio.

Telde no se escapa a esa situación de tensión que se va larvando y que recorre como la pólvora cada esquina de nuestro municipio, dispuesta a dinamitar cualquier vestigio de avance que asome por algún rincón de nuestra geografía local. Cuestionamos por ignorancia algunas veces, otras por osadía y muchas veces por intereses espurios los choques que se dan entre el gobierno y la oposición, y que estos, son el fruto de la acción diaria de unos y de otros o bien de la inacción de ambos. Si ponemos oídos a los medios locales y algunos supra municipales que se ocupan de vez en cuando de nuestra ciudad, comprobaríamos que los mensajes que nos lanzamos, a veces de forma sutil y en otros tan directos como dardos, se dirigen más a convencer a terceros de nuestras veleidades.

Trasladamos a la ciudadanía aquellos temas espinosos como caldo de cultivo para la construcción de un relato, relato que, en los corrillos se suceden dando veracidad a los comentarios intencionados que se susurran y a veces se gritan. Temas recurrentes que se usan para tener entretenida a la ciudadanía, y que dicen que vienen de fuentes bien informadas, de gargantas profundas que conocen  el engranaje de los colectivos y de los partidos, de gente cercana, bien conocedora del entresijo circense en lo que se ha convertido algunas veces la política en Telde – el cercano abandono del gobierno por algunos de sus socios, una posible moción de censura o los pactos, coaliciones, uniones o vaya usted a saber son ese caldo de cultivo que alientan desde púlpitos bien conocidos.

Se dan varios factores para que la tormenta perfecta, políticamente hablando, propicie el cambio de varios escenarios locales, insulares y regionales; ese cambio también en Telde, esa “Tormenta perfecta” que tiene visos de seguir engordando y que ha tenido mucha influencia en la percepción que tiene la gente y que las encuestas que se han publicado, son una prueba de ello, se combinan factores como una creciente insatisfacción económica de la población que siente los efectos de la desigualdad, un desencanto por los procesos y efectos de la globalización financiera, una sociedad culturalmente polarizada y que por tanto defiende valores antagónicos, una trasformación sustancial de la infraestructura tecnológica del sistema de comunicación, entre muchos otros factores más. La historia en nuestra ciudad no es un proceso lineal que inevitablemente desemboca en una suerte de evolución ascendente. Por el contrario, nuestra historia se entiende como una serie de rupturas y subsecuentes periodos de estabilidad en el orden social.

Pero las condiciones sociales van cambiando poco a poco, a veces de forma imperceptible, hasta que de pronto esos cambios provocan una ruptura. Las coyunturas son el resultado de rupturas bruscas en el orden social provocadas por cambios sociopolíticos, culturales, y tecnológicos. Cambios de los cuales se van aprovechando para sustentar teorías de tormentas políticas ajenas, porque las propias se guardan en la creencia que si no se nombran, no se sabe y si no se sabe no existe.

Asistimos pues a un cambio de escenarios y de operadores políticos donde el ruido ha tenido más importancia que el proyecto, que el trabajo, inclusive más importante que el discurso, porque este, se basa en muchas ocasiones en la utilización populista de los comentarios, la retórica reconstruida sin originalidad que lo único que intenta es confundirnos creando para ello y si fuera necesario la tormenta perfecta.., con la pluma del Faycan.

Fuente: http://teldeadiario.com/el-mostrador/2018/06/23/la-tormenta-perfecta/n5028.html

Pruebe también

‘La falta de Humanidad’

Articulo de opinión de Lidia Mejías para El Mostrador de Ezequiel López Cuando se le …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *