Con la Pluma del Faycan – ‘La altura muchas veces me hace perder de donde vengo’

Con la Pluma del Faycan, reflexión del Concejal socialista Gregorio Viera en el Mostrador de Ezequiel López.

Esta frase pronunciada en el discurso que en representación de todas las personas homenajeadas, en la entrega de honores y distinciones de la ciudad de Telde, por Jorge “el cura”, al igual que la pronunciada en la recogida del premio Reina Sofía, que se otorgó a la Fundación Canaria Yrichen, decía entonces que: “estábamos allí, porque existía el dolor y nosotros tenemos esperanza”, ambas frases, resonaron durante toda la noche aún cuando me disponía a conciliar el sueño. Buena homilía – me dije, camuflada en un discurso lleno de emoción, y esa emoción fue la que me transportó a enumerar esos principios que como valores atesoramos quienes sentimos lo público y desde lo público como acciones determinantes en las políticas públicas, la emoción, la empatía, la solidaridad, la escucha activa, la serenidad, la corresponsabilidad, etc.

Ciertamente a muchos y muchas la altura nos da vértigo, pero nos agarramos a ella en la creencia de que esa posición nos la hemos ganado por ser elegidos o elegidas como representantes de la ciudadanía, haciéndonos perder la perspectiva de nuestros orígenes, los ideales que nos llevaron a participar en un proyecto de mejora de la vida de las personas que nos rodean.

Esa altura que confundimos con la capacidad y el compromiso, altura que no se mide por lo que decimos o susurran a nuestros oídos, altura que nos distancia aún más de quienes recurren a las instancias públicas para encontrar el arrope necesario o la escucha amable ante la adversidad, buscando en la mirada compresión, en el silencio complicidad, porque sabemos que existe el dolor y tenemos la esperanza de hacer posible que con nuestras acciones mejoremos la vida, sus vidas.

No creo en la caridad, creo en el derecho, también en la obligación por supuesto, pero nuestras acciones no pueden estar encaminadas a ayudar a quien me ayuda, exigiendo lealtad donde solo se pretende vasallaje, te ayudo para que luego me ayudes, no debe funcionar así, sometiendo al criterio personal y desde la altura quien o quienes deben gozar de esos “privilegios” que como limosnas se lanzan al ruedo.

Fue una noche de emociones, de encuentros, de complicidad, de reconocimiento, pero también de miradas, de atentas miradas para comprobar quienes buscaban al socaire del teatro Juan Ramón Jiménez o sus aledaños signos inequívocos de compromisos, unos dicen que con la ciudad, otros con su responsabilidad y los menos nos fuimos con viento fresco sin soliviantar la noche, noche de las personas reconocidas, por cierto, tan solo una mujer Marta Mangué, tendremos que corregir eso me dije para mi adentro.

Sigo conjugando y no precisamente desde la altura, con el dolor y la esperanza de cambiar las cosas, de hacer posible una realidad sin que por ello signifique hipotecar nuestras vidas, siempre recurrimos a la política para que las cosas cambien, igual lo que tenemos que cambiar es la política, su forma de entenderla y de hacerla. Se que la ciudad necesita empoderarse, soñar que su realidad puede mejorar y sobre todo que hay futuro cierto para nuestras hijas e hijos, pero seguimos mirándonos el ombligo, no escuchamos, no debatimos para llegar a acuerdos, estamos en la convicción de que nuestra propuesta es la mejor y no consensuamos.

Otros se prestan a levantar la mano sin más, manos que  fueron levantadas para cerrar escuelas, empobrecernos, excluirnos, ahogar nuestras esperanzas, manos que sirven tanto para un cosido como para un zurcido, manos que tiñeron de incertidumbre a esta ciudad y si ahora, esas manos, sirven para sacar adelante las cuentas,  bienvenidas las manos – dirán – aunque en un tiempo no muy lejano fueron esas manos, precisamente esas manos las que desde su altura, nos llenaron de dolor y quebraron nuestra esperanza.., con la pluma del Faycan.

Pruebe también

Héctor Suárez: ‘Estamos trabajando para lograr un Plan de Infraestructura Turística con financiación plurianual del Estado’

El Gobierno canario no está satisfecho del todo con los dos planes en materia de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *