‘La falta de Humanidad’

Articulo de opinión de Lidia Mejías para El Mostrador de Ezequiel López

Cuando se le explica a un niño lo que se nos diferencia de las plantas, animales y demás seres que habitan la tierra con respecto a las personas es su humanidad. Una de las acepciones del vocablo es “la capacidad de sentir afecto, comprensión o solidaridad hacia las demás personas”, pero que cada vez se demuestra menos en esta sociedad individualizada, radicalizada y centralizada “en lo mío”.

Después de reflexionar diferentes aspectos que se producen en la actualidad diaria, veo con estupor que materias relacionadas con la inmigración “Caso Aquarius”, la más que latente xenofobia y radicalización de parte de la sociedad sin el menor ápice de “humanidad” y de lo que es peor de los representantes públicos extranjeros que declaran como “carne humana” las desgracias personales y familiares; gobiernos que cada vez se hacen más proclives a la radicalidad y al separatismo de aquello que se considera que no interesa, véase los casos del Brexit o de los discursos políticos de Donald Trump y de su aberración en la separación de niños menores de sus padres en la frontera con México, que hace en mucho de los casos se les haga imposible el reencuentro con el tiempo, ya que una vez detenidos en la frontera los niños y padres ingresan en dos sistemas diferentes y separados.

A ello le sumamos la globalización que está suponiendo la violencia de género dentro y fuera de nuestras fronteras y aún más, la más que criticable legal y socialmente aplicación de la libertad provisional en el caso de “La Manada” que ha supuesto la indefensión más absoluta de las mujeres en general y en particular de la víctima. Me preocupa, no sólo la liberación de estos cinco individuos, sino la proliferación como sistema impune de cometer delitos de violación sobre mujeres y la noticia actual de la detención de “la Nueva Manada” en nuestra isla.

En palabras de Albert Einstein: “El mundo no será destruido por lo que hacen el mal sino por aquellos que los miran sin hacer nada” por lo que la sociedad tiene que impulsar un cambio, dentro de cada uno de nuestros ámbitos, socializando el “bien” o lo realmente “humano” que ganen las personas buenas personas y los solidarios, sobre la xenofobia, el machismo, la radicalidad, la exclusión y la destrucción. Apoyemos las manifestaciones, invadamos las redes sociales con nuestra indignación de aquello que no nos representa y nos convirtamos en cómplices silenciosos de aquello que nos asquea, ser más humanos.

Nos podemos colocar en diferentes lugares ante un tema: el lugar “para criticar”, el lugar “para sugerir lo que debe ser hecho” y el lugar “para hacer”, de cada cual depende elegir el lugar que queremos ocupar en nuestra sociedad, pero igual que Frida Kahlo“yo veo horizontes donde otros dibujan fronteras”.

Pruebe también

Santiago: ‘que Ciuca apoyara los presupuestos es un éxito de la Alcaldesa’

Entrevista en El Mostrador de Ezequiel López a Francisco Santiago, ex Alcalde de la Ciudad …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *