El Comentario – Mi Barrio – Ezequiel López – 24-10-2017



El barrio residencial de Jinámar, el mal llamado Polígono de Jinámar, sigue siendo noticia, la mayoría de las veces no lo es para hablar bien del barrio. En Jinámar zona residencial, así lo voy a llamar, me parece mejor que Polígono, pues conozco el lugar por diferentes razones, familiar, amistad, vecindad, deportivo, musical, es un barrio que se ha utilizado desde el minuto cero políticamente, hablamos de un lugar residencial de más de veinte mil personas viviendo en grandes bloques de viviendas sociales.

Este lugar ha sido siempre un buen nido de votos, para unos y para otros, gana y ganará aquel que se lo curre y que convenza mejor a sus residentes, como suele pasar en otros barrios con menor vecindad, sin duda. Es un lugar de residencia que no se le ha dado nunca una continuidad seria a los servicios mínimos, pues por su gran capacidad de mantener a tantas miles de familias habitando, no puede ser igual la atención, que para cualquier otro barrio de bloques con viviendas, pues no se pueden comparar con esta zona residencial, siendo esta una de las pocas que existen en Europa.

Jinámar residencial siempre la exponen a una continua dependencia por parte del Ayuntamiento y sus gobernantes, estando en ellos, aparentemente las soluciones que nunca llegan, pues dependen de otras instituciones supramunicipales. Los vecinos del lugar están hartos de todos estos señores y señoras que con traje de político vienen a venderles la moto, motos que ellos ven desvalijadas antes de llegar a Jinámar residencial, este barrio, complicado por la masificación de bloques de viviendas y por no contar con los servicios debidos, cuenta con muchas unidades familiares que hacen sus vidas como cualquier otra familia en cualquier otro barrio de Telde, viviendo en bloques o en casas terreras, importándoles un pepino los vaines políticos, pues saben que solo de ellos dependen que vallan sorteando los avatares del día a día para sacar adelante a los suyos. Estas familias son la mayoría que habitan en el multitudinario barrio. Existen y no vamos a negar otras familias, que llaman desestructuradas, que les cuesta más salir adelante, existe una cantidad mayor que en otros barrios, pues en esta zona residencial de Jinámar existe el mayor número de población de la ciudad y con razón también debe de contar con el mayor número de esas familias y de las otras, sin duda.

El periódico El Español, de Pedro J, destacaba un reportaje dedicado a dos barrios de Canarias donde parece que se ha dado el mayor número de jóvenes embarazadas, y eso les ha llamado la atención hasta tal grado que han estado en el lugar, han hecho sus entrevistas a los afectados, fotografías, en fin, han puesto cara a un problema, aparente, porque se ha dado con mayor asiduidad que en otras partes, ¡ignorante de mí! pero si es el lugar donde más familias se concentran por ser un barrio de masiva concentración, donde no solo, posiblemente, existen mas jóvenes con embarazos, sino además existirán el mayor número de parados, además, el mayor número de personas con ayudas de los Servicios Sociales, posiblemente exista el mayor número de personas afectadas por los efectos de las drogas y podemos seguir abriendo el abanico, hasta señalar esta zona residencial como el núcleo poblacional con el mayor grado de necesidad de atención por parte de las instituciones públicas, local y supramunicipal, pues no existe otro lugar residencial de viviendas sociales tan grande como el de Jinámar.

Para mi modesto entender, esta zona residencial, debiera de contar con un trato especial, y hasta me apuntaría a decir que con carácter urgente, dejando claro y de antemano que existe un importantísimo número de vecinos y vecinas que están viviendo en el lugar de manera tranquila y estable, aunque posiblemente, en un alto porcentaje les puede preocupar lo que ocurre a su alrededor. El mal llamado “Polígono de Jinámar” tiene remedio, y lo tiene desde el momento que gestores y verdaderos profesionales se pongan al frente de la atención de su gente, sin parcheo ni en busca de contraprestación por los servicios prestados. Es un problema que se les debe pedir ayuda directamente a las instituciones regionales y hasta al Gobierno Nacional, ¡eso sí, que no pase por manos políticas!, es la única solución que le veo para empezar a recuperar familias y dignidad de un barrio que nunca tuvo que haberse dejado en manos de políticos que solo entienden de siglas y muy poco de humanidad.

El barrio residencial de Jinámar puede y debe de recibir lo que se merece de justicia, y eso no parece llegar siempre y ya está bien que solo se les anuncie una nueva vida y un barrio perfecto posible, dos o tres meses antes de cada una de las elecciones.

Pruebe también

El Comentario – Más de lo mismo – Ezequiel López – 25-10-2017

Ayer se volvió a meter la pata, si lo quieren reconocer lo hacen y si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *