El Comentario – Juan Martel – Ezequiel López – 02-11-2017

Al final, las cosas parece que cogieron camino, parece que imperó la sensatez. Juan Martel, hombre que ha valido a este gobierno que lidera Carmen Hernández, para casi todo. Juan Martel empezó debiéndole a Carmen esa confianza que depositó en él, cuando aún no le hacía falta para gobernar, pero pasado el tiempo, estoy seguro, que no se arrepiente de la recomendación que recibió para integrar a Juan Martel en el grupo de gobierno como invitado de ella, tanto fue así que no está su firma plasmada en el documento que, parece ser, está aún vigente por un gobierno de progreso y de avance que firmó y se escenificó públicamente en la Casa Condal. Luego ya saben que de ese documento solo ha quedado en el gobierno con la firma de Nueva Canarias.

Una vez superada la marcha de los dos firmantes del pacto, Más por Telde y el Partido Socialista, parece ser que el nuevo socio, Coalición Canaria entra al gobierno pero sin mayor aspaviento, cubrirá algunas concejalías, pero el plan de trabajo ya está marcado, no habrá más documentos que firmar, ¿para qué?, se podría preguntar alguien, y también ¿porqué no se formaliza otro documento donde sumen lo dicho por CCD y CC ?, ¡pos no¡, se queda así, sí o sí. Pasada esta página, que sin duda no está bien escrita, se notará en el transcurrir de este periodo del gobierno en minoría. Estos presupuestos que se presuponen que ya están acordados para su aprobación con los votos de Ciuca, no están siendo del todo fáciles para los ajustes del propio gobierno, algunos apuntan, que por no trabajar lo necesario algunos de los políticos del grupo de gobierno, haciendo posible que compañeros del mismo, presenten enmiendas a las cuentas presentadas, caso CCD.

Lo que ha ocurrido ha sido un lavado de cara a quien le corresponda, a quien no ha hecho los deberes en el momento oportuno, provocando lo que no querían, mostrar a la ciudad, que dentro de casa, del mini gobierno, hay dificultades que muchas de las veces no se ve en la calle, pero si lo sienten. Sabemos de la valentía, principalmente de la alcaldesa, pero por desgracia ella no es SuperWoman, y tampoco juega con el mejor equipo, las cosas son como son.

El caso “Policía-Martel” les ha estallado en la cara, creían una vez más que iban a poder dejar a Juan el bueno sentado en la silla para que levantara la mano y se conformara con las explicaciones que daba la interventora y santas pascuas. Juan Martel es un animal político, es un hombre hecho a sí mismo, con sus defectos y virtudes, y para los que le conocen, saben que todo lo que tiene de grande lo tiene de bueno, como persona, como político puede gustar más o menos, pero lo que ha demostrado no lo podemos negar, es la evidencia, va al ayuntamiento todos los días, va como un político, y va a trabajar. Ha sido en diferentes gobiernos de este ayuntamiento una pieza clave para facilitar estabilidad institucional, a veces entendido y criticado por otros como subsistencia política y otras como un gesto de responsabilidad con la ciudad. Juan ha oído voces no muy satisfactorias en su propio partido en esta legislatura con este mismo gobierno, existiendo momentos donde se ha tenido que cargar con algunas consecuencias de mal gusto sin corresponderles ni a él ni a sus concejalías, todavía son muchos los que están esperando esa investigación de los famosos pagos a los seguros y las compras para su Concejalía de Policía y Parque Móvil, aprobadas en la única Comisión de Contratación celebrada en esta legislatura. Juan Martel políticamente es un aliado perfecto, lo pueden corroborar aquellos que han contado con él y su equipo, muchas veces de él podemos decir que sabe más por viejo que por diablo, en política.

Queda apenas un año y algo para finiquitar una legislatura que no sé yo como se podrá vender o hacer desaparecer, para este presupuesto, ¡único!, en esta legislatura ¿creo?, Juan Martel no podía tragarse la píldora política del fondo que le querían mandar desde intervención, por no haber ni hacer las cosas bien, otros compañeros del grupo de gobierno, una omisión, la de dejar sin plazas de policías a este cuerpo de Telde, aunque ahora valla a contar con 19 que se puede convertir en 27, que no solo perjudicaba a Juan Martel políticamente, la propia alcaldesa también abogaba por la creación de las mismas.

En esta ocasión el buen temple de Juan Martel hizo que, trabajara quien tenía que hacerlo, e hizo sopesar a algunos que el interés general y el querer que la ciudad avance y valla obteniendo los elementos necesarios para que así sea, no se puede quedar en simples fotos, videos, y deseos, hay que afrontar los problemas con todas las consecuencias y, Telde ya no está para mas florituras ni juegos al despiste, está para acción y reacción, y Juan Martel ya lo dijo, yo vengo para dar suela y menos despacho. ¡Oído cocina!

Pruebe también

El Comentario – Mi Barrio – Ezequiel López – 24-10-2017

El barrio residencial de Jinámar, el mal llamado Polígono de Jinámar, sigue siendo noticia, la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *