El Comentario – Fuera de Juego – Ezequiel López – 10-10-2017



Me preocupa lo que está pasando con la marca Unión Deportiva Telde, desde hace algunas legislaturas parece que ya no cuenta para la institución teldense. Lo de la Unión Deportiva Telde es una historia que, aparte de la futbolística importante y creo que para estar orgullosos de ello, tiene otra que ha podido, por ahora más, la que le relaciona con los intereses partidistas. Unos intereses que a veces les dio bastantes alegrías a los ciudadanos de Telde y no importaba si algunas perras del pueblo iban para el equipillo.

Nombres importantes hicieron del Telde grande en los campos donde llegaban a jugar, insisto, serían muchas las hojas a rellenar hablando del historial futbolístico que éste club ha parido. Una de las etapas que mas viví con el club fue cuando lo dirigía uno de los grandes también, pero con sus perras, Juan Pérez Santana, con él estuvimos a punto de llegar a esa División de Plata B, además de darnos temporadas de fútbol del Hornillo lleno los domingos al mediodía, también se vivieron muy buenos momentos de encuentros en la época de presidente Manolo Pulido, épocas donde además de ir a ver el fútbol, era obligación ese bocadillo o tapa de rebosados, con algún que otro trocito de pescado ¡cuando tocaba!, de la mano del gran Pepito Sánchez, conocido cariñosamente por todos, por Pepito el loro, funcionario del Ayuntamiento de Telde.

Fue un tiempo donde los alcaldes, concejales y cualquier político no les importaba poner su codo en el bar del Hornillo los domingos cuando jugaba el Telde, pues la multitud que se reunía por allí era muy golosa para dejarla sola con el fútbol. La Unión Deportiva Telde dio muchos votos, no digo para poner o quitar alcalde, pero si ayudó a sumar para poder serlo. La Unión Deportiva Telde tuvo momentos de gloria, como cualquier entidad en cualquier municipio de esta isla redonda, su historia no varía a la de un club cuando está entre los grandes de su categoría y como pasa siempre, las riendas las llevan empresarios libres e independientes con perras, otras veces le toca a los empresarios dependientes políticamente, o cuando han llegado los presidentes teledirigidos políticamente. ¡Que no se caliente nadie!, pues estoy casi seguro que los afectados, si por ellos fuera, dirían siempre, que ninguno vivió lo que yo estoy contando. Pero la realidad es la que es y siempre la verdad, duele. Aquellos que han intentado con sus dineros llevar al club a lo más grande, ole sus…narices, los que han sido colocados y le han reído la gracia a sus amigos políticos y al final no cobraron de lo público lo que le prometieron, que asuman sus consecuencias, y los teledirigidos, allá ellos con sus conciencias.

El Ayuntamiento, la Administración local es testigo de los buenos tiempos del equipo, es testigo entre sus empleados, nuestros empleados, pues para los que vivieron los momentos de esplendor del equipo, y se entregaban a la causa, pasado algún tiempo le recompensaron moviéndose en algún departamento de la institución, no sé si como premio a no abandonar el equipo o a lo mejor se llegó a presentar hasta alguna oposición y aprobó. En honor a la verdad no todos fueron a la institución, también muchas empresas del lugar echaron sus manitas admitiéndolos entre sus empleados después de la recomendación pertinente, así y un poco más se escribe la bonita historia de una Unión Deportiva Telde que nos tenía enamorados. Pero he aquí que alguien quiso apurar a la gallina de los votos de oro, y lo que ha conseguido ha sido el efecto de amor-odio. Me explico, lo que nos deslumbraba, lo que hacía que una parte importante de la ciudad tuviera un punto de encuentro para hablar de todo, hasta de fútbol, fuera desapareciendo porque ya no era rentable. Llegaban mandatarios nuevos, echaba un capote y hasta luego Lucas, si no había muestra de rendimiento político a los que gobernaban, la liga se les hacía muy larga.

La Unión Deportiva Telde era el equipo a respetar, a admirar, era el equipo al que toda la chiquillería fútbolera quería poder llegar a jugar. Hubieron momentos en Telde donde algunos barrios llegaron a tener cadenas con igual de empujes que el Telde, pero no se les dejaba ocupar ese lugar que la U.D. Telde tenía. Hoy en día parece que han tocado fondo, están a punto de aniquilar la marca, no les importa, tienen la consigna de hacerles desaparecer o echar a los inquilinos, dirigentes actuales del Telde, para así, desde cero, a lo mejor si consiguen que los suyos estén al frente de la directiva puede que vuelva a resurgir y a hacer el equipo representativo de la ciudad. ¡Es muy fuerte lo que estoy diciendo! pero para más inri, los que conocen la historia, saben que he podido ser más cruel. Creo que no hay vergüenza política, si se quiere humillar a esta entidad que tantas alegrías nos ha dado y ha dado al fútbol canario. Pido un poco de sensatez y cordura por parte de nuestros políticos y políticas, no se puede dejar tirada una entidad con una historia de grandes deportistas, sin ir más lejos, el mismísimo Roque Mesa jugando en la actualidad en la Primera División inglesa, por el simple hecho de no poder controlarla políticamente.

Pruebe también

El Comentario – Más de lo mismo – Ezequiel López – 25-10-2017

Ayer se volvió a meter la pata, si lo quieren reconocer lo hacen y si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *