El Comentario de Ezequiel López – 24-01-2019

Ayer ya empezamos a vivir lo que viene, en la tertulia de los miércoles en El Mostrador escuchamos un debate como mínimo interesante, se puso sobre la mesa el pleno último que se celebró y que terminó como el rosario de la aurora, unos dándoles valor y otros diciendo que carece del mismo y los ciudadanos pensándose, que hay de lo importante que dicen que es lo que ocurre en el salón de Plenos.

Y es que, ya lo habíamos oído, que solo era valido como exponente de cuestiones políticas por un lado y como lugar administrativo para validar acuerdos y compromisos económicos institucionales. Ayer Lidia Mejías ponía el dedo en la llaga de la validez de los plenos y de lo que en ellos se dan.

Las mociones, que tanto gustan a los políticos, principalmente a la oposición, y que a veces hace de el pleno, un acto infumable, pues no tienen validez vinculante ninguna, la moción que se quiso que fuera un castigo para la concejala de Urbanismo Gloria Cabrera, la moción sobre no permitir que los circos que vinieran a Telde tuvieran animales, aún no se ha reglado, aún, si quisiera venir algún circo con animales en sus espectáculos, Telde no podría negarle su ubicación y apertura para presentar su espectáculo.

El 29 de enero del 2016, el pleno aprobaba con 16 votos de Unidos por Gran Canaria, Nueva Canarias, Coalición Canaria y los dos no adscritos y el voto de Álvaro Monzón, una moción para que Telde se convirtiera en ciudad libre de espectáculos circenses en los que se utilice a animales. Luego vivimos, un año después, que aquello era papel mojado pues no existía, ni existirá aún, un marco legal que ampare que sea una ciudad libre de actividad con animales, así son nuestros políticos y nuestra administración, al frente unos habilitados, un secretario, especie de notario, una intervención y una depositaria, el resto ya saben ustedes, los políticos.

Lo triste no es la dejadez de nuestros responsables políticos que hacen del salón de pleno, lo más grande, en cuanto a la expresión ciudadana a través de sus representantes, con un lugar de mero trámite que no tiene validez para conseguir los objetivos que allí se plantean y se ganan con mayoría. Ósea, es un lugar que parece ser que, es tan valioso para los acuerdos como un vacilón si lo que se aprueba va en contra del gobierno, en fin, vivir para ver.

Con estas fotos solo consiguen que la institución y los supuestos lugares sagrados de expresión popular se devalúen. Los ciudadanos tenemos un papel importante en lo que, en los plenos se suceden, porque es el lugar de reunión que se celebra en un ayuntamiento de cualquier municipio español donde todos los concejales presididos por el alcalde, debaten y aprueban decisiones de interés general del municipio.

Con estas matizaciones va el populacho y le devuelve la moneda, en el caso de una ciudad libre de actividad con animales, haciendo colas para comprar entradas y asistir al circo, logrando con la masiva participación que el circo pida algunos días más para ofrecer el espectáculo. ¿Esto qué quiere decir?, pues que no se está actuando acorde con lo que quiere el pueblo, o se considera al pueblo que no tienen conocimiento del daño que se les hace a los animales, según los políticos o que les ignoran y no consideran que esos animales están siendo castigados. Una cuestión que no está cerrada, pues aún si se diera de nuevo un caso parecido, Telde, no podría negarse a dar permiso, por suerte los empresarios de este tipo de negocios espectáculos ya apenas mantienen animales en los mismos.

He puesto este ejemplo, pero podríamos continuar con muchos acuerdos, son muchos los titulares que se han dado después de cada pleno, diciéndonos que esto o aquello se aprobó, que lo otro o más allá se negó porque podría perjudicar a la ciudadanía, todo muy bien repartido al día siguiente en bonitos titulares de prensa, pero que al final no vale para nada, pues esos acuerdos o negativas se guardan en un cajón y san se acabó.

Desde luego que si hubiese fundamento político y ganas de mantener la dignidad institucional, lo primero sería dar viabilidad a lo que acuerdan en el salón de plenos, donde supuestamente está expuesta la expresión del pueblo a través de sus representantes elegidos en las urnas.

Se hace necesario que los ciudadanos estén muy atentos con los que vienen a traernos los recados electorales para la próxima cita, pues una de sus tareas más presumibles serán esas mociones que han presentado para pedir esto o aquello y se han aprobado, y si no se ha hecho es culpa del gobierno de turno.

Los que gobiernan juegan un papel importante en que, ese salón de plenos tenga el peso y el respeto que se merecen, pecan muchos de dar los usos interesados, con la connivencia de los funcionarios habilitados de máximo rango, pues ellos tienen en la actualidad el máximo control de la institución, para bien y para mal.

Una Tertulia donde los tertulianos se mostraron muy firmes en sus valoraciones, el ambiente político se respira pero, con una temperatura llevadera, se esperan curvas y algún que otro revolcón verbal, que espero que sea resuelto con la razón y el buen entendimiento, manteniendo cada uno su criterio y opinión y buscando, si se pudiera, ese anhelado punto de encuentro que ayude a los oyentes a conocer esos entresijos que en la mayoría de las veces, solo interesa a la clase política.

Pruebe también

La última tertulia de la semana – 05/05/2019 – Las elecciones

Un programa más de La última tertulia de la semana, en el que tratamos el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *