El Comentario – ¡Basta ya! – Ezequiel López – 04-10-2017



Aunque queramos evitar hablar de la Comunidad catalana y el lío en que estamos todos metidos, nos cuesta, de verdad. Ayer fue el día dos, de lo que supuso una petición por un número importantísimo de ciudadanos en Catalunya, que salía a la calle para votar, presumiblemente en mayoría el “sí” a elegir el destino de la Comunidad autónoma.

Creo que a estas alturas de la película todos hemos oído que el propio Gobierno español ha provocado que el pueblo se involucre más en el llamado referéndum ilegal. Muchos han manifestado que no eran independentista hasta que han vivido la imposición del no poder votar del Gobierno español. Otros solo se han arrimado al bando de los llamados independentista sin serlos, solo son inconformista con la actitud que han tomado desde Madrid por prohibir el referéndum. Otros casi han dejado caer que van donde van todos porque se notaría mucho el quedarse atrás y que los vieran fuera del círculo. Sin duda, respuestas, mil quinientas más, todas justificando por qué se han puesto al lado de lo que la Constitución y la ley marca como un acto ilegal.

Estamos viendo muchas imágenes muy raras, imágenes para saciar las ganas de sangre de ambos lados, el catalán y el español. Estamos, eso es lo que sabemos todos, en un Estado democrático, donde contamos con todos los caminos habidos y por haber para poder llegar a los gobiernos locales, insulares, diputaciones, Comunidad autónoma, Congreso, Senado, elegidos por el pueblo. Con esta premisa debemos de contemplar siempre que no debemos salirnos del guion cuando algún partido político, algún ciudadano, alguna institución desea cambiar las normas constitucionales al libre albedrío, no se puede hacer saltar por los aires una convivencia pacífica por las prisas, impaciencias, imposición, desconfianza, unilateralmente. Llegados a esta parte cada bando siempre va a contar la feria como le va. Sin dejar de ver el mal rollo que se está dejando ver con mucha crueldad por parte de los diferentes medios, redes, periódicos papel, cadenas de televisión, etc., etc., y eso sí que nos traslada a fechas del siglo pasado que no queremos, nunca más, de verdad de la buena, volver a vivir. Y hay que poner remedio “ayer”, no hoy o mañana, aunque nos duela y se pueda pensar que se ha jugado con el sentimiento de las personas, hecho que por cierto han practicado y aún lo estamos sufriendo y pagando, un ejemplo sin ir más lejos la desaparición de la llamada clase media y ver como entidades bancarias, que en la mayoría de las ocasiones han sido verdugos con la ciudadanía sin juicios justos se han quedado una buena “purria” de miles de millones de euros que seguimos pagando el pueblo español, incluyendo a los catalanes, como ‘gilipollas’, con perdón, y aquí los mas que tienen siguen igual o mejorando sus ganancias, aún con esto hemos sabido seguir batallando, igual lo podíamos haber arreglado de un zarpazo callejero, pero no hemos querido, optamos por salir a las plazas, llevar a cabo algunos enfrentamientos con los Cuerpos Generales de Seguridad del Estado y poco más; resultado un grupito más de nuevos políticos a vivir del presupuesto y santas pascuas. Aún con eso no debemos de bajar la guardia de preservar y perseverar que debemos seguir siendo libres para poder conseguir que nuestras decisiones democráticas se puedan realizar, tenemos las vías, una de ellas, que los políticos no se duerman, que trabajen más, que no vallan a dormir a los hemiciclos y sean más productivos, que pasen de levantar la mano a dar suela y presentar iniciativas donde el pueblo se vea reflejado.

Esto tiene que tener arreglo, ¿que lo peor es que se ha perdido mucho tiempo en boberías políticas? “sí”, pero no es disculpa, por dios, que se permita el más mínimo derrame de sangre, ¡no de porrazos ni por empujones, no, no, derrame del feo! impedir cualquier enfrentamiento que llegue, como decimos por aquí, “a las manos” por ningún tipo de enfrentamiento.

Lo que se está viviendo en ambos bandos no pinta bien, no gusta, no es bonito, se debe de llegar al mejor consenso, con o sin el rey, igual no debe de ser Catalunya solo una república, igual cada Comunidad debiera de convertirse, todas juntas, en un Estado Federal, y a lo mejor debiéramos de decidir sin nos gusta tener un rey o no, sin acritud, sin pleitos, no pasa nada, somos todos mayorcitos, pero hacerlo todo dentro del marco de la legalidad, aunque tardemos un poquito más, nada por la fuerza y ni por la arrogancia que algunos aprovechan por hacer suponer que nos lleva ventaja, ventaja que cree que le da una carrera universitaria, cuando para estos problemas son más válidos los decires y reflexiones de nuestros mayores de siempre que un puñado de libros memorizados, y para prueba un botón: “más vale un mal arreglo que un buen pleito”.

Pruebe también

El Comentario – Amén – Ezequiel López – 16-10-2017

Me hago eco porque según él escribe para millones de personas, o mejor dicho, le …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *